Compensación de bases imponibles negativas: cuidado con las estrategias de diferimiento.

En una entrada anterior hablábamos del reconocimiento contable de los activos por impuestos diferidos, entre los que se incluían los créditos fiscales por compensación de pérdidas. Desde el punto de vista fiscal, la compensación de bases imponibles negativas de periodos anteriores es un derecho regulado en el artículo 26 de la Ley del Impuesto de Sociedades. El mismo permite que la renta fiscal obtenida en el ejercicio pueda ser compensada con las pérdidas -también fiscales- obtenidas en ejercicios anteriores.

En determinados regímenes (consolidación, fusiones y escisiones, cooperativas…) y bajo ciertas circunstancias (quitas y esperas, entidades de nueva creación, extinción de la sociedad, reversión de deterioros…), la compensación de pérdidas presenta peculiaridades específicas que necesitarían comentarios aparte. No obstante, las reglas generales de compensación son relativamente sencillas en cuanto al plazo y cuantía.

Plazo de compensación y cuantía.

Actualmente no existe ninguna limitación en el plazo en el que puedes compensar tus pérdidas fiscales, por lo que dentro de este plazo indefinido se puede optar por hacerlo en unos periodos o en otros, en función de la mayor eficiencia fiscal de dicha compensación.

En cambio la cuantía de la compensación si presenta ciertas restricciones, pues para ejercicios iniciados durante el año 2017 sólo es posible compensar una cantidad equivalente al 70% de la base imponible positiva del ejercicio (previa a la aplicación -en su caso- de la reserva de capitalización), teniendo que posponer las cantidades no compensadas a ejercicios posteriores. En el caso de empresas que en el ejercicio anterior al periodo impositivo hubieran tenido una cifra de negocios de, entre 20 y 60 millones de euros, dicho porcentaje se reduce al 50%. Y es del 25% si la cifra de negocios es de, al menos, 60 millones de euros.

Y como Hacienda aprieta pero no ahoga, las limitaciones de cantidad en muchas situaciones no serán efectivas puesto que, en todo caso, la base imponible mínima que puede compensarse será de un millón de euros (o su parte proporcional si el periodo impositivo ha tenido una duración inferior al año). Además, en el caso de sociedades de nueva creación, estas pueden compensar la totalidad de las bases imponibles negativas sin limitación alguna en los tres primeros periodos impositivos en los que la base imponible del ejercicio sea positiva.

Las estrategias de opción.

En determinadas circunstancias resultará más eficiente no ejercitar la compensación en la cuantía a la que se tendría derecho por motivos de eficiencia fiscal. Pongamos dos ejemplos:

  • Entidades de nueva creación.

Las nuevas sociedades creadas para la realización de actividades económicas se benefician de un tipo de gravamen reducido especial del 15% en el primer ejercicio de obtención de renta positiva y el siguiente. Además, como hemos dicho, pueden compensar la totalidad de las bases imponibles negativas sin limitación alguna en los tres primeros periodos impositivos en los que la base imponible del ejercicio sea positiva.

Bajo estas circunstancias, lo más eficiente para este tipo de sociedades sería no compensar sus bases imponibles negativas en esos dos primeros ejercicios en que su base imponible positiva le permitiría hacerlo. El tipo de gravamen en dichos periodos es del 15% por lo que sería razonable esperar a hacerlo en aquellos ejercicios en que su tipo es el general del 25%, obteniendo así un ahorro en la tributación en el conjunto de todos esos periodos.

  • Deducciones no trasladables

En algunas situaciones es posible que existan otros beneficios fiscales, como las deducciones en cuota, cuyo periodo de aplicación esté finalizando y sea más eficiente no compensar todas las bases imponible negativas a las que se tendría derecho. De esta forma se aseguraría que en el periodo impositivo exista cuota suficiente para poder aprovechar estas deducciones cuyo plazo se agota y poder aplicar las bases imponibles negativas en periodos impositivos posteriores, puesto que como decimos, no tienen plazo de compensación.

Hacienda y la interpretación de qué y cuanto es lo que compensas.

Recientemente, el Tribunal Económico Administrativo Central ha considerado que la compensación de estas bases imponibles negativas es una opción para el contribuyente. Por lo tanto, conforme a la Ley General Tributaria, una vez solicitas o renuncias a través de la presentación de la declaración del Impuesto de Sociedades dicha compensación, no puedes rectificarla con posterioridad (salvo claro, que dicha rectificación la ejercites en el propio periodo reglamentario de declaración).

Y esto tiene sus consecuencias, y no son buenas. Si una empresa tiene bases imponibles negativas y, en el ejercicio de una economía de opción como en los casos mencionados anteriormente, decide no compensarlas o hacerlo sólo en parte, la Administración entiende que está renunciando a su derecho. Si posteriormente se advierten errores en la declaración o bien es la propia Administración quien a través de un proceso de comprobación incrementa la base imponible del ejercicio, no se podría modificar el importe de la base negativa inicialmente compensada. La Administración entiende que implícitamente se renunció al derecho de compensar más bases imponibles negativas, pues pudiendo haberlo hecho, no se hizo.

El consejo.

La citada postura de la Administración no es una invitación a que compenses cuanto antes tus bases imponibles negativas, aún a costa de perder de vista la eficiencia fiscal que se podría obtener de dicha compensación en el tiempo. Se trata de que cuando decidas no compensarlas todas, consideres si la renta fiscal del periodo actual está correctamente calculada. De lo contrario correrás el riesgo de que, si está última es incrementada posteriormente como consecuencia de un error detectado o por una actuación de comprobación de la Administración, no puedas compensar por un importe superior al que inicialmente solicitaste.

 

© Javier López Gonzálvez

© Sinderiza

Foto: Pexels. CCO License. No attribution required.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies