¿Puedo registrar mi nombre como marca?

¿Puedo registrar mi nombre como marca?

puedo registrar mi nombre como marca

¡Sí! ¡Puedes! Quizá no te hayas dado cuenta, pero vivimos rodeados de nombres propios que son marcas: Antonio Banderas, Paula Echevarría o Fernando Alonso… entre otros muchos ejemplos.

Vivimos en el momento de la marca personal y registrar un nombre como marca puede ser una buena opción profesional o empresarial, pero para estos casos la Ley de Marcas prevé una serie de condiciones que es preciso conocer. En este post te explico los requisitos legales necesarios que debes saber para qué, si lo deseas, puedas hacerte con tu marca y disfrutar de los beneficios que aporta.

¿Puedo registrar mi nombre como marca?

Tener una marca es tener la exclusividad de su uso en el tráfico económico para un determinado producto o servicio. Si eres titular de una marca sólo tú puedes utilizarla, impidiendo que nadie más pueda emplearla en tu sector.

Si deseas registrar tu nombre como marca no hay problema, realizas la solicitud según el procedimiento legalmente previsto y, en principio, no debes tener ningún inconveniente para que te la concedan. Incluso si prefieres inscribir un diminutivo o un nombre de pila también puedes hacerlo. Por ejemplo, si te llamas Manuel López quizá prefieras registrar Manu López o Manolo López.

Uno de los motivos por el que la OEPM puede denegarte una marca es por el riesgo de confusión con otra que ya esté registrada. En el caso de marcas formadas por nombre  y apellidos el elemento que se va a tener en cuenta para realizar la evaluación de esta posibilidad es la similitud de los apellidos, salvo que se trate de apellidos comunes, en los que el elemento dominante para decidir si existe o no  probabilidad de error en el público, será el nombre.

¿Puedo registrar como marca el nombre de otra persona?

Esta circunstancia esta prevista en el apartado a) del  artículo 9.1 de la Ley de Marcas, como una de las prohibiciones relativas establecidas para la inscripción de una marca. Cuando se solicita el nombre civil o la imagen que identifique a una persona distinta del solicitante de la marca, es necesaria la debida autorización.

¿Qué opciones tienes en este caso? Cuentas con dos posibilidades. La primera es solicitarla asumiendo el riesgo que la otra persona ejerza su derecho de oposición y no te la concedan. La segunda es solicitarla acompañando una autorización. Porque quizá tú tengas interés en obtener la marca pero la otra persona no. Normalmente el contenido de la autorización suele ser un compromiso por parte del titular del nombre de no interferir en el proceso de concesión de la marca a cambio de una determinada cantidad de dinero. Hay que tener en cuenta que esta autorización es revocable, pero está sujeta a la correspondiente indemnización de los daños y perjuicios que se causen, incluyendo expectativas que estén debidamente justificadas.

¿Y si hay alguien que se llama como yo?

Estas cosas pasan. Y si tienes un nombre y unos apellidos corrientes, como nos ocurre a un nutrido grupo de españolitos, probablemente estés, como yo, en esta situación. La solución aquí es la misma que si quieres solicitar como marca el nombre de otra persona, aunque la Ley no lo diga expresamente.

Puede darse el caso que ambos estéis interesados en obtener el nombre como marca. Una posible alternativa sería pedir la marca para una clase de productos o servicios distinta en cada caso. En el ámbito de las marcas existe la Clasificación de Niza, que no es otra cosa que un acuerdo internacional en el que se recoge un catálogo de las distintas clases de productos y servicios para los que puedes registrar una marca. Por ejemplo, la clase 12 se refiere a vehículos,  aparatos de locomoción terrestre, aérea o acuática, por lo que si tienes la marca para esta clase no podrás emplearla para otra cosa, como vender zapatos o bolsos. Si hay otra persona que se llama como tú o te encuentras con tu nombre registrado para una determinada clase, puedes solicitar la marca para otra.

Si nadie me conoce, ¿qué tal optar por el nombre de algún famoso?

Aquí también necesitaras permiso de la persona conocida cuyo nombre quieras emplear, porque es otra de las prohibiciones relativas recogida en la Ley de Marcas (art. 9.1.b). Este precepto también exige autorización cuando lo que quiere registrarse como marca es el nombre, apellido, seudónimo o cualquier otro signo por el que comúnmente identifiquemos a otra persona. No se trata tanto que sea su nombre completo y real, sino por el que todos lo conozcamos, por el que lo asociemos a una persona concreta. Para que me entiendas, no puedes utilizar Cholo Simeone.

Existe un elemento diferenciador muy importante a tener en cuenta con respecto a la solicitud de marca del nombre de otra persona, digamos, anónima, a pedirla con el nombre de una persona conocida. En el primer caso, o bien aportamos la autorización de la que hemos hablado antes, o bien nos conceden la marca porque no se ha ejercitado el derecho de oposición. En el segundo caso el control sobre la concesión o no de la marca es más riguroso, y a la autorización y posible ejercicio de oposición por el interesado, hay que añadir el examen de oficio que hace la OEPM, que supervisa que el nombre que se pide como marca no esté incurso en esta prohibición relativa.

¿Los nombres inventados pueden servir como marca?

Te voy a contar un secreto: Alejandro Sanz no se llama Alejandro Sanz. Si la Wikipedia no nos engaña, su nombre es Alejandro Sánchez Pizarro. En algún momento del nacimiento de su carrera musical él o alguien de su entorno decidió que Alejandro Sanz era mejor nombre artístico y hoy todo lo conocemos así… y así tiene registrada su marca. Y quizá te pueda interesar crear un nombre para tu marca; bien porque odies a tus padres por haberte puesto el horrible nombre del tatarabuelo, se trate de un nombre muy corriente, prefieras una mayor privacidad… La razón puede ser la que sea, es tuya personal, lo importante es que legalmente no hay ningún obstáculo para que lo hagas, siempre  y cuando no se te haya adelantado nadie.

¿Te ha resultado útil este post? Si crees que puede ser interesante para otras personas, te invitó a compartirlo en redes sociales.

© María Dolores Martínez Pérez

© Sinderiza C.B.

Foto: Alexis Brown para www.unsplash.com

Abogada, presto asesoramiento legal a empresas, profesionales y autónomos.

2 Comentarios

  1. Esti Lopez 8 meses hace

    Muchísimas gracias por la aclaración María Dolores, este es un tema muy interesante, por que imaginemos que quieres registrar tu marca personal “Manuel López” como dices, pero seguro que habrá en España otros 200 Manuel López, ¿un factor como el numero de personas que tengan ese nombre de nacimiento puede interferir en que te concedan la solicitud?

    Es pura curiosidad, me llama la atención que puedas registrar algo como un nombre personal.

    ¡Un saludo!

    • Autor
      María Dolores Martínez Pérez 8 meses hace

      De nada Esti. Con los nombres tan comunes pueden pasar estas cosas, por eso, como cualquier solicitud de marca se publica en el Boletín Oficial de Propiedad Intelectual, para que los interesados puedan ejercitar su derecho de oposición si lo desean. También, con carácter previo a la solicitud puedes comprobar si ese nombre ya está registrado como marca y para que actividad.
      El número de personas que puedan llamarse así no es un factor que influya en sí mismo, ¡sólo que habrá muchas más gente que se pueda oponer!
      Espero haber resuelto tu duda.
      ¡Un saludo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies