Transmisión forzosa de participaciones sociales: su embargo en un procedimiento judicial.

Transmisión forzosa de participaciones sociales: su embargo en un procedimiento judicial.

transmisión forzosa de participaciones sociales

Transmisión forzosa de participaciones sociales: su embargo en un procedimiento judicial.

La transmisión forzosa de participaciones sociales se encuentra prevista en el artículo 109 de la Ley de Sociedades de Capital. Este precepto recoge las especialidades que es imprescindible observar cuando se va a proceder a su embargo.

En el momento que se haya acordado el embargo en el procedimiento de ejecución correspondiente, el Juez deberá informar del mismo de forma inmediata a la sociedad. En la notificación se incluirá quién es la persona que embarga y cuales son las participaciones embargadas.

Surgen en este instante dos obligaciones para la sociedad:

  • Anotar el embargo en el Libro registro de socios.
  • Remitir a todos los socios, copia de la notificación judicial.

En lo que aquí concierne, el procedimiento de apremio previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil establece la posibilidad bien de un convenio de realización (artículo 640), bien de una subasta (artículos 643 y siguientes).

Una vez que ha tenido lugar la subasta o el acuerdo de realización no se produce de manera automática la adjudicación de las participaciones sociales y de la aprobación del remate. El testimonio literal del acta de cualquiera de los dos será enviado por el Juez a la sociedad, que dispone de cinco días para remitirlo a todos los socios.

En ese momento se inicia un plazo de un mes para subrogarse en lugar del rematante o del acreedor.

¿Quienes pueden ocupar su puesto? La Ley de Sociedades de Capital concede esta facultad a:

  • Los socios
  • La sociedad, siempre que sus estatutos contemplen el derecho de adquisición preferente a su favor.

Los requisitos para que la subrogación sea válida son:

  • Aceptación expresa de todas las condiciones de la subasta.
  • Consignación íntegra del importe del remate o de la adjudicación al acreedor, además de todos los gastos que se le hayan ocasionado.

¿Qué sucede después del transcurso del plazo de este mes? Si no se ha ejercitado la facultad de subrogación, la aprobación del remate o el acuerdo de adjudicación deviene firme, y con ella la adjudicación de las participaciones sociales embargadas. Por el contrario, si alguna de las personas legitimadas ha ejercido su derecho a subrogarse, será ella quien se las apropie. Para el supuesto que varios socios hallan hecho uso de este derecho, las participaciones sociales se adjudicarán entre todos ellos prorrateándolas según su participación social.

¿Te ha parecido interesante este post? Si la respuesta es afirmativa, te animo a compartirlo en redes sociales.

© María Dolores Martínez Pérez.

© Sinderiza C.B.

Fotografía: Raw Pixel para unsplash.com

¿Quieres recibir todas nuestras novedades?

Si te suscribes a nuestro blog aceptas nuestra política de privacidad y cookies

Abogada, presto asesoramiento legal a empresas, profesionales y autónomos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies