Y tú, ¿qué plan tienes?

Y tú, ¿qué plan tienes?

sinderiza-abogados-auditores-blog

Recientemente vimos como, continuando con el proceso de armonización contable europeo, se publicaba el Real Decreto 602/2016 que, entre otras cuestiones, ampliaba el ámbito de aplicación del Plan General Contabilidad-Pymes igualándolo (o casi) con el del Plan General Contabilidad-Normal para cuentas anuales abreviadas. Adicionalmente también se elevaban los umbrales cuantitativos para poder aplicar el Plan General Contabilidad-PYMES para entidades sin fines lucrativos.

Hoy lo que tenemos es un conjunto de diferentes límite a aplicar según la situación que estemos evaluando: plan de contabilidad aplicable, obligación de consolidar estados financieros, obligación de auditoría, etc. Así que vamos a tratar de ordenarlos para su mejor comprensión:

Respecto al plan de contabilidad que podemos utilizar

Para poder utilizar el PGC-Pymes, durante dos años consecutivos a fecha de cierre del ejercicio tienes que cumplir con dos de los tres límites siguientes:

  • Total activo: No superior a 4.000.000 €
  • Cifra negocios: No superior a 8.000.000 €
  • Número medio trabajadores: No superior a 50.

Si la sociedad forma parte de un grupo de empresas, en los términos descritos en la norma de elaboración de cuentas anuales número 11 del PGC-Pymes, para los límites anteriores habrá que tener en cuenta la agregación de las cifras de todas las entidades que conforman el grupo, así como las eliminaciones e incorporaciones regulados en las normas de consolidación.

No es posible aplicar el PGC-Pymes si:

  • Se es una entidad de interés público de las reguladas en el artículo 3.5 de la Ley 22/2015, de 20 julio, de Auditoría de Cuentas.
  • Se forma parte de un grupo de sociedades que formule o debiera haber formulado cuentas anuales consolidadas.
  • Que se tenga una moneda funcional distinta del euro.
  • Que se trate de entidades financieras que capten fondos del público asumiendo obligaciones respecto de los mismos o de entidades que las gestionen.

Para poder utilizar el PGC-Normal, pero formulando cuentas anuales abreviadas, durante dos años consecutivos a fecha de cierre del ejercicio tienes que cumplir con dos de los tres limites siguientes (siempre que no seas una entidad de interés público de las citadas antes):

1. Para formular balance y memoria abreviados:

  • Total activo: no superior a 4.000.000 €
  • Cifra negocios: no superior a 8.000.000 €
  • Número medio trabajadores: No superior a 50

2. Para formular cuenta de pérdidas y ganancias abreviada:

  • Total activo: no superior a 11.400.000 €
  • Cifra negocios: no superior a 22.800.000 €
  • Número medio trabajadores: No superior a 250

Y con el RD 602/2016 también se introduce la consideración de grupo para la fijación de estos límites, estableciendo que si la empresa forma parte de un grupo de empresas, en los términos establecidos en la norma de elaboración de cuentas anuales 13 del PGC-Normal, para la cuantificación de los importes se tendrá en cuenta la agregación de las cifras de todas las entidades que conforman el grupo, así como las eliminaciones e incorporaciones regulados en las normas de consolidación, exceptuando de aplicación esta regla, cuando las información financiera de la empresa se integre en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad dominante.

En resumen, si ahora sobrepasas los limites para poder utilizar el PGC-Pymes, no podrás tampoco formular cuentas anuales abreviadas, tendrás que utilizar el PGC-Normal, formulando cuentas anuales normales. Y además, si antes utilizabas el PGC-Normal pero formulabas cuentas anuales abreviadas, es posible que ahora, si formas parte de un grupo que no consolida, la agregación de las cantidades de todas las empresas que lo forman te obligue a formular cuentas anuales con el formato normal.

Respecto a la obligación de auditoría de cuentas anuales

Aquí no hay nada nuevo. Si no hay legislación especifica aplicable a la entidad de que se trate, como en el caso de Fundaciones o Cooperativas, los límites para someter a auditoria obligatoria las cuentas anuales son los establecidos en el artículo 263 de la Ley de Sociedades de Capital, esto es, a fecha de cierre reunir durante dos ejercicios consecutivos dos de los tres limites siguientes:

  • Total activo: no superior a 2.850.000 €
  • Cifra negocios: no superior a 5.700.000 €
  • Número medio trabajadores: No superior a 50

Respecto a la obligación de consolidar cuentas anuales

Igualmente, nada ha cambiado con el RD 602/2016 en relación con los límites cuantitativos, puesto que se mantiene la dispensa de la obligación de consolidar cuando el grupo no sobrepase las siguientes dimensiones durante dos ejercicios consecutivos (salvo que alguna de ellas tenga la consideración de entidad de interés público):

  • Total activo: no superior a 11.400.000 €
  • Cifra negocios: no superior a 22.800.000 €
  • Número medio trabajadores: No superior a 250

Dichos importes serán el resultado de la agregación de las magnitudes de la sociedad dominante y las del resto de sociedades del grupo, teniendo en cuenta los ajustes y eliminaciones que procedería realizar, de efectuarse la consolidación y, en caso de no aplicar esta regla, alternativamente podrán considerase la agregación de los importes del activo y de la cifra de negocios de todas las sociedades del grupo incrementadas en un 20 por 100, manteniéndose la cifra de trabajadores en los 250.

Además, si en los dos primeros ejercicios sociales desde la constitución de un grupo o desde la toma de control de una sociedad por un grupo preexistente, el conjunto de sociedades del mismo no sobrepasa dos de los citados tres límites, se estará dispensado de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas. En cambio, si esto es así, existirá la obligación de consolidar tanto en ese primer ejercicio como en el siguiente.

Estos son, básicamente, las cifras que debemos manejar para evaluar las obligaciones contables y mercantiles relacionadas con el PGC aplicable, la obligación de auditar y la de consolidar. No obstante, cada una de ellas tiene excepciones y/o matizaciones que se detallan en las normas que las regulan y que hay que analizar para cada caso concreto. Y además, no debéis olvidar que en la normativa fiscal también se establecen límites relacionados, por ejemplo, con la consideración de gran empresa (con las obligaciones que de ello se derivan) o de empresa de reducida dimensión, a efecto de los beneficios fiscales establecidos para ellas en el impuesto de sociedades.

@ Javier López Gonzálvez

@ Sinderiza

Foto: Windsteel para Dreamstime

¿Quieres recibir todas nuestras novedades?

Si te suscribes a nuestro blog aceptas nuestra política de privacidad y cookies

Auditor de cuentas y economista forense. Dame una hipótesis que me guste y encontraré un estudio que la valide. Tengo números en la cabeza y sé como usarlos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies