12 tips legales para publicar fotos y vídeos en redes sociales

¿Quieres que desaparezcan de Instagram las fotos que subió tu ex cuando aún estabais juntos? ¿Has discutido con tu suegra por la cantidad de vídeos de tus hijos que publica en Facebook? ¿Sabes si puedes pedirle a tu jefe que no envíe a Tik Tok imágenes tuyas pegado a la pantalla del ordenador?

Seguro que te has hecho alguna de estas preguntas u otras parecidas. Es lógico. Las posibles combinaciones entre usuarios, imágenes y redes sociales son infinitas y con ellas las dudas que pueden aparecer.

No te preocupes. Vamos adelante con esta guía legal repleta de consejos para saber cómo actuar con las imágenes que aparecen en las redes sociales.

1. Pide a tu ex que borre las fotos en las que apareces

Mientras la relación estaba viva os gustaba plasmar los momentos compartidos. Ahora que se ha terminado se te retuercen las tripas al ver aquellas stories de Instagram o las fotografías de Facebook. O sencillamente no te apetece que sigan ahí.

Si es así pídele que las borre. No es obstáculo que en su momento dieras tu autorización porque no es eterna. Tienes derecho a que las suprima. Ante una negativa comunícalo a la red social correspondiente para que sean ellos quienes las eliminen.

2. Reclama a quién use tus imágenes de redes sociales sin tu autorización

Este consejo está estrechamente ligado al anterior. Porque publiques una foto en una red social no pierdes el derecho a tu propia imagen.

Si álguien maneja las fotos que has compartido sin tu permiso puedes pedirle que deje de hacerlo. Si no cesa, comunícalo a la propia red. Facebook, Instagram, Twitter… ninguna de ellas permite una utilización inadecuada las imágenes.

3. Pídele a tu jefe que no difunda imágenes tuyas en el trabajo

No pasa nada si no quieres que se difundan imágenes tuyas mientras estás trabajando o en cualquier evento laboral.

Al incorporarte a una empresa y firmar el correspondiente contrato, también queda reflejado todo lo relativo a tus datos personales: acceso, rectificación, portabilidad, etc.

Es el momento de acordar el uso que se va a hacer de las imágenes tomadas durante la jornada laboral.  E incluso con posterioridad puedes comunicar a tu empresa que no deseas aparecer en sus redes.

4. Haz un contrato detallado con el fotógrafo de tu boda

Las fotografías de boda pueden convertirse en un tira y afloja entre los novios, que quieren inmortalizar ese momento para ellos, sus familiares y amigos, y el fotógrafo, que quiere dar publicidad a su trabajo.

A un lado de la cuerda nos encontramos con los derechos de imagen de los futuros esposos. Al otro, los derechos de autor del fotógrafo.

Para evitar problemas llegad a un acuerdo y recogedlo en el contrato que firméis con el profesional elegido. Estipulad si cedéis o no el uso de las imágenes para fines comerciales, webs o redes en las que pueden aparecer y todo aquello que consideréis necesario.

5. Ponte de acuerdo con tu familia sobre subir o no fotos de tus hijos a las redes

El derecho a la imagen, al honor y a la intimidad de los niños también ha de respetarse. Sois los padres los que, en el ejercicio de la patria potestad, veláis porque se respete. Con independencia que estéis casados o divorciados, seáis o no pareja… da igual.

El desempeño de esta protección en redes sociales implica decidir si publicáis o no fotos y vídeos de vuestros hijos, la frecuencia, el contenido, etc. Aprovecho para comentarte que compartir una  avalancha de imágenes de vuestra prole en Instagram, Tiktok o donde sea, constituye  sharenting y pone en peligro su identidad digital.

Este cuidado implica que, cómo progenitores sois vosotros los que autorizáis o no que se compartan imágenes de vuestros hijos. El resto de la familia deberá respetar vuestro parecer.

6. Pide permiso a tu hijo adolescente para compartir imágenes suyas

Lo que acabo de comentarte en el tip anterior es válido mientras tu hijo es pequeño y no tiene capacidad para tener una opinión consciente.

A partir de los 14 años es tu hijo el que determina si quiere o no que publiquéis imágenes suyas en redes. La Ley Orgánica de  protección de datos personales y garantía de los derechos digitales deja muy claro que, a partir de esa edad, son ellos los que deciden que se hace.

7. Concreta con el colegio de tus hijos si pueden o no compartir imágenes suyas de las actividades escolares

El colegio en el que estudian vuestros hijos necesita el consentimiento expreso y por escrito de los dos progenitores para publicar vídeos o imágenes.

Como padres, debéis recibir información  de los derechos sobre sus datos personales.

En el ámbito de las imágenes esto quiere decir que no pueden subirlas a redes si no queréis, aunque aparezcan otros niños a cuyos padres no les importe.

8. Nunca, nunca, nunca, difundas imágenes íntimas de otra persona

Tu móvil puede tener una foto o un vídeo muy personal de alguien por tres razones:

  • Porque quien aparece en la imagen ha permitido que la fotografíes o la grabes.
  • Porque esa persona te la ha enviado.
  • Porque un tercero te la ha hecho llegar.

Sea cual sea la forma en que ese archivo ha llegado a tu teléfono, no puedes reenviarlo. Difundirlo constituye un delito de descubrimiento y revelación de secretos sancionado por el artículo 197.7 del Código Penal.

Da pena que el Código Penal tenga que ocuparse de comportamientos que no tendrían lugar si hubiese un mínimo de respeto hacia otras personas.

Si recibes este tipo de imágenes, no te limites  a parar la cadena de reenvíos, ponlo en conocimiento de quien corresponda para que tome las medidas oportunas.

9. Envía a la policía los vídeos o fotos en los que se vea un posible delito

Desde la ventana de tu casa has podido contemplar a alguien que, aparentemente, estaba infringiendo la ley. Y para poder denunciarlo lo has grabado en vídeo o has tomado una foto y lo has publicado en Facebook o Instagram.

Estoy segura que has actuado con la mejor de las intenciones pero ese no es el modo correcto de actuar ante estos comportamientos.

No puedes tener la certeza de si se está cometiendo o no un delito o cualquier otra infracción. Quién no te dice que el señor que está rompiendo una ventana para entrar a una vivienda no es un ladrón que intenta robar sino el dueño de la casa que se ha dejado las llaves dentro.

Si difundes estas imágenes en redes sociales puedes estar incurriendo no en un delito pero si en una infracción civil, puedes estar difamando a esa persona.

Por eso, cuando te encuentres en esta situación, haz llegar el material que hayas obtenido a la policía. La policía podrá investigar y aclarar los hechos y utilizarlas como prueba si fuese necesario.

10. Pide permiso al autor de una fotografía para utilizarla

Los derechos morales de autor son irrenunciables e inalienables. Entre ellos se encuentra exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra. Saltarse a la torera este derecho tiene repercusiones legales, como en el caso que te cuento en este post.

Cómo todo derecho, tiene sus excepciones. Puedes emplear imágenes sin necesidad de pedir autorización expresa al autor, cuando las emplees para la enseñanza o la investigación.

Si estás obligado a  citar al credor de la obra y la fuente de la que has extraído el material.

11. Utiliza las publicaciones en redes sociales como prueba en un juicio si es necesario

En multitud de ocasiones se reflejan en las redes comportamientos que puede ser necesario acreditar en un juicio. Ya sea un divorcio, un despido, un plagio… Las posibilidades son muchas.

Si te encuentras en esta situación, claro que puedes emplear lo que está publicado en redes como prueba. Ahora bien, respetando las reglas del juego.

Los procedimientos judiciales fijan requisitos y garantías para que cualquier prueba sea válida. Si los cumple… ¡adelante!

12. Lee con detenimiento las condiciones de uso de las redes sociales

Las redes sociales no son gratis. Que no pagues dinero por ellas no significa que no des nada a cambio por acceder.

Entre lo que les concedes, en muchas ocasiones se encuentras derechos de uso, explotación, etc del contenido que publicas.

Las condiciones de uso de cada red social son diferentes las unas de las otras (en este artículo te hablo detenidamente de ellas), y ademas sufren modificaciones cada cierto tiempo.

Para ser conscientes de lo que le entregas no te queda otra que leer con calma las condiciones de uso de la red social en la que tienes cuenta y subes fotos o vídeos.

¿Se me olvida algo? Si a este artículo le falta  algún consejo pídemelo en los comentarios, te ayudaré encantada.

 

Foto: Austin Distel para unsplash.com

2 comentarios en «12 tips legales para publicar fotos y vídeos en redes sociales»

  1. María Dolores, muchas gracias por este artículo. Respondes con claridad y sencillez a cantidad de preguntas legales que me había formulado sobre derechos de imagen en redes sociales.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies