3 claves para crear una asociación que logre sus objetivos

Favorecer la inserción social de un colectivo minoritario desfavorecido, prestar apoyo a familiares de enfermos crónicos o divulgar la esgrima histórica como un arte. Finalidades de carácter social que se logran mejor juntos que por separado.

Tienes una inquietud, una preocupación, un objetivo concreto que no puedes alcanzar sólo. Necesitas unirte a gente que comparta tu interés  y esté dispuesta a involucrarse para  llegar a él. Necesitas crear o formar parte de una asociación.

La posibilidad de asociarte tiene tanta importancia que constituye un derecho fundamental. Cómo tal se reconoce y protege en el artículo 22 de la Constitución Española.

Voy a intentar explicarte con palabras sencillas cuáles son las claves imprescindibles para crear una asociación. Pero no una asociación cualquiera, sino una asociación que es capaz de desempeñar y lograr sus propósitos.

Vaya por delante que este post está dedicado a las asociaciones de carácter general. Aquellas que tienen una legislación específica (asociaciones de consumidores, organizaciones empresariales, federaciones deportivas…) las dejamos para otra posible entrada del blog, al igual que los detalles burocráticos.

Conoce que es una asociación.

Sucede en muchas ocasiones que utilizamos palabras sin saber exactamente a que se refieren o en un sentido coloquial e impreciso, lo que puede llevarnos a error.

Tomando como punto de partida la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación,  un asociación  es una agrupación estable de tres o más personas físicas o jurídicas, que comparten conocimientos y recursos para alcanzar un fin común, lícito, de interés general o particular, sin ánimo de lucro.

El nacimiento de una asociación se produce con la elaboración del acta fundacional. El acta fundacional es el documento en  el que se identifica a los impulsores de asociación, su voluntad de crearla, los integrantes de los órganos provisionales de gobierno y, fundamental, sus estatutos.

Los estatutos contienen sus elementos principales, son los pilares básicos del funcionamiento de las asociaciones. Por eso la ley fija un listado con los extremos que han de contener (nombre, domicilio, duración, fines y actividades…).

Aquí voy hacer un inciso porque soy muy sensible, por mi trabajo, con este tema. Dado que son el credo de la asociación, si vas a crear una, contrata a un profesional que sepa lo que hace (que tampoco es tan caro), en lugar de descargártelos de Internet, que luego vienen las madresmías.

Volviendo al funcionamiento de las asociaciones,  para desarrollar su labor las asociaciones cuentan con:

  • La Asamblea General. Formada por todos los asociados, es el máximo órgano de gobierno. Se reúne como mínimo una vez al año y en ella se adoptan por mayoría acuerdos sobre los puntos clave de la asociación.
  • La Junta Directiva. Órgano de representación y gestión de los intereses y finalidades de la asociación.

Una vez puesta en marcha, la asociación ha de cumplir con una serie de obligaciones documentales y contables (registro de asociados, llevanza de la contabilidad, libro de actas, control de las actividades realizadas…) y fiscales.

Inscríbela en el Registro de asociaciones.

Aunque la inscripción en el Registro Nacional de Asociaciones o el registro autonómico no es obligatorio, si es muy recomendable.

Su inscripción, aunque meramente declarativa,  es una garantía que aporta ciertas ventajas:

  • Una asociación inscrita es una asociación constituida legalmente.
  • Separa el patrimonio de la asociación y el de los asociados.
  • Permite acceder a ayudas económicas y otras medidas públicas de fomento

Para no hacer una enumeración exhaustiva, diré que los datos a inscribir son los relativos a la creación, modificación  y disolución de la asociación.

Consigue la declaración de utilidad pública.

La declaración de utilidad pública es la mayor ventaja que una asociación puede obtener, entendida como posibilidad de acceder a derechos y beneficios que redunden en la consecución de sus metas.

La calificación de asociación de utilidad pública está sujeta al cumplimiento de determinados requisitos:

  • Sus fines promueven el interés general. En este sentido, por muy loable que sea su finalidad, no basta con una simple descripción en los estatutos. Es necesario acreditar su cumplimiento efectivo y práctico.
  • Acceso de la actividad asociativa a cualquier potencial beneficiario, sin restricciones para aquellos que no sean asociados.
  • Estar constituida e inscrita, en funcionamiento y realizando sus fines estatutarios de manera continuada durante los dos años anteriores a la presentación de la solicitud.
  • La retribución de los integrantes de los órganos de representación, si la hay, no puede ser de cargo de fondos y subvenciones públicas.
  • Contar con la organización y los medios personales y materiales necesarios para garantizar el cumplimiento de sus objetivos.

Y ahora que has llegado hasta aquí cuéntame, ¿qué deseas lograr con tu asociación? Estaré encantada de leerte (y ayudarte) en los comentarios.

 

© María Dolores Martíne Pérez.

© Sinderiza C.B.

Foto Matt Collamer para unsplash.com

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies