Punto de Atención al Emprendedor: qué es y cómo puede ayudarte.

punto de atencion al emprendedor

¿Tienes una idea y quieres ponerla en marcha? ¿Necesitas crear tu negocio? Si estás pensando en emprender y poner a funcionar un proyecto nosotros, como Punto de Atención al Emprendedor, podemos ayudarte. Vamos a ver cómo.

Vivimos en la era del emprendimiento. La crisis económica supuso una fuerte sacudida a nivel laboral y profesional para casi todos nosotros. Ante esta situación,  el Gobierno a través del actual Ministerio de Economía, Industria y competitividad, estableció como una de sus prioridades económicas, ayudar a todos aquellos que quisieran ser emprendedores e impulsar su actividad. La  Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización adoptó diversas medidas en este sentido. Entre ellas estableció la creación de los Puntos de Atención al Emprendedor(PAE), recogida en su Disposición Adicional segunda, que sustituía a los anteriores Puntos de Asesoramiento de Inicio de Tramitación e integraba las ventanillas únicas empresariales.

¿Para qué sirven los Puntos de Atención al Emprendedor?

Crear una empresa o iniciar una actividad profesional o empresarial a título individual supone muchos trámites. Aparte de los propios de cada negocio, conlleva un montón de gestiones que, además, suelen resultar extrañas y difíciles para cualquiera que no esté familiarizado con ellos. Los PAE los unen y simplifican todos. De esta manera, de una sola vez y en tan sólo 24 horas puedes tener tu proyecto en marcha. Así de sencillo.

¿Cómo funcionan los PAE?

Los PAE están integrados en el  Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE). Detrás de este nombre tan pomposo lo que se encuentra es un sistema preparado telemáticamente para crear o dar de alta un negocio.

Para ello cuentan con el Documento Único Empresarial (DUE). A diferencia del sistema tradicional, en el que cada trámite se realiza por separado, en un formulario diferente, y ante distintos entes públicos, el DUE recoge todo lo necesario para dar de alta una empresa: forma jurídica, denominación, alta en Seguridad Social, solicitud de marca o nombre comercial, etc. El DUE se presenta a través de la plataforma digital habilitada y, voilá, en un día ya está todo hecho.

Los PAE, ¿sólo sirven para presentar el DUE?

No, un PAE es mucho más que eso. Si acudes a nuestro PAE vas a recibir muchos más servicios. Si has tomado la decisión de emprender, antes de lanzarte a la piscina, vamos a comprobar que haya agua. Te asesoramos en tu decisión de emprender  analizando tu proyecto empresarial (situación del mercado,  problemática administrativa, posibilidades de financiación…), podemos utilizar herramientas para realizar un análisis DAFO, realizar un diagnóstico de tu actividad empresarial o elaborar un plan de empresa.

Si te decides a dar el paso, estudiaremos contigo cual es la forma jurídica más adecuada para tu proyecto y la elaboraremos adecuadamente. Además te vamos a asesorar en todos los trámites necesarios desde los generales de cualquier empresa o autónomo, a los específicos de cada actividad, los necesarios para contratar trabajadores y los complementarios o voluntarios.

Los servicios que prestamos son de diverso tipo:

  • Asesoramiento sobre los diferentes tipos de sociedades: régimen legal, tratamiento y ventajas fiscales, tramitación y contabilidad.
  • Tramitación de la creación de tu empresa de forma telemática a través de la cumplimentación del DUE. Este servicio es gratuito.
  • Prestar información sobre las posibles ayudas públicas para la creación de la empresa de que se trate.
  • Estudio y gestión del régimen de Seguridad Social aplicable.
  • Poner al corriente de temas de interés general para las empresas: contratación, investigación, cooperación empresarial, etc.

En resumen: nuestra misión es favorece la creación de nuevas empresas y orientarlas en el comienzo de la actividad y su puesta en marcha.

Acudir a cualquier PAE es una  garantía. Existen PAE de titularidad pública y privada. Los PAE privados, como es nuestro caso, en primer lugar sólo se conceden a integrantes de organismos que hayan suscrito un Convenio de colaboración con el Ministerio, como Colegios Profesionales o Agrupaciones  de Empresas. En segundo lugar, debe presentarse una solicitud en la que acreditar tanto la titulación  académica, como la experiencia en el asesoramiento empresarial y demás conocimientos sobre  la materia. Esto implica que detrás de los PAE hay profesionales cualificados.

Más  y mejor.

Cómo te comentaba antes, el nacimiento de los PAE tuvo lugar en el año 2013. Sinderiza entró a formar parte de esta red en el año 2015. Desde entonces vemos un proceso de mejora constante en este sistema, abierto cada vez a más opciones. Por ejemplo, si en un principio los estatutos de una sociedad que podían utilizarse eran un modelo tipo, hoy pueden personalizarse. O la solicitud de una marca o nombre comercial, que antes no se incluía por no ser un trámite obligatorio, en la actualidad está contemplado dentro del DUE.

Todo esto lo convierte en un servicio que, creo, merece la pena dar a conocer.

Si lo necesitas, cuenta con nosotros. Y si te ha gustado este post te animo a comentarlo y compartirlo en redes sociales.

© María Dolores Martínez Pérez.

© Sinderiza C.B.

Foto: rawpixel.com en unsplash.com

Lo real está cambiando.

 

Siempre hay dos tipos en un garaje planeando la desaparición de tu modelo de negocio. O vas por delante de ellos, o lo lograrán.” (Guy Kawasaki).

En el año 2001 la justicia norteamericana consiguió cerrar el servicio de distribución de música entre pares de Napster. Era la primera gran red P2P (peer to peer) de intercambio de música en formato mp3 y el lobby de la industria discográfica no estaba dispuesto a permitir que un par de jóvenes y unas líneas de código amenazasen su posición de oligopolio y los enormes beneficios económicos a los que, por alguna extraña razón, se creían con derecho, puesto que eran ellos los que asumían el riesgo y el coste de la inversión, la publicidad y la distribución.

Hoy la disrupción que en la economía global ha provocado la tecnología es una realidad que, o la asumes y te adaptas, o esos dos tipos del garaje te lo harán pasar mal. Han llegado para quedarse nuevos competidores con modelos de negocio – como el consumo colaborativo – radicalmente distintos, pequeños, flexibles, rápidos, productivos y en continua innovación. Y va en serio: de las quinientas empresas más grandes que se incluían en la lista Fortune 500 del año 1995, hoy sólo siguen 61, un 12%.

Blockbuster fue el líder en alquiler de cintas de video y no supo reaccionar a tiempo al cambio tecnológico. En sus inicios pudo comprar Netflix y no lo hizo. Hoy la primera ya no existe y la segunda es líder mundial en distribución de contenido audiovisual mediante streaming. Kodak dominó el mercado del diseño, producción y comercialización de equipo fotográfico en la década de los noventa pero no supo o no quiso darse cuenta de la revolución digital por lo que en enero de 2012 tuvo que acogerse al capitulo 11 de la Ley de Quiebras estadounidense y hoy su futuro es muy incierto. Jeff Bezos demostró que el e-commerce era viable si se hacía de manera correcta. Comenzó con una idea en un garaje alquilado, tres servidores de correo – base de datos y hoy Amazon ha cambiado las reglas del juego del comercio minorista, expulsando a todos aquellos que no han sabido adaptarse y diferenciarse y hasta amenazando a los gigantes de la distribución.

Las empresas o los sectores tradicionales que viven instalados en la comodidad que les proporcionan legislaciones favorables y/o elevadas barreras de entrada deben entender que una de las consecuencias de la disrupción digital, quizá la mayor, es que el cliente hoy tiene un poder que antes no tenía, pasando de ser mudo e invisible a querer ser visto y escuchado. Contratar un vehículo para desplazarse en ciudad a través de Uber o alquilar un alojamiento para tus vacaciones a través de Aribnb empieza a ser cada vez más normal, (lo que disgusta enormemente al sector del taxi y al negocio hotelero), sobre todo para toda una generación de nativos digitales, millenials, en búsqueda constante de nuevas innovaciones tecnológicas, permanentemente conectados a Internet, que buscan ofertas personalizadas y que tienen en cuenta la opinión de toda una comunidad de consumidores.

Pero no acaba ahí, que va. Acaba de empezar. La amenaza que para el oligopolio bancario suponen las Fintech (starups de base tecnológica que ofrecen servicios financieros, sin las ataduras de la regulación de los gigantes bancarios y con una mayor capacidad de ofrecer una mejor experiencia al cliente, un servicio más ágil y más barato) empieza a ser evidente, puesto que el año pasado captaron más de 12.000 millones de dólares de inversión en el intercambio de divisas, transferencias internacionales y pequeños préstamos entre particulares o empresas. El portal de intercambio de divisas Kantox o Digital Origen son sólo dos ejemplos y, aunque gran parte de estas Fintech no acaben en nada, un 1% sí tendrá un efecto verdaderamente disruptivo en el negocio bancario, al que cambiará para siempre. Algunos parecen que lo han entendido y empiezan a preparase a través de adquisiciones estratégicas como la de Atom por parte de BBVA pero otros creen que la tecnología y la digitalización consiste en repartir “tablets” en las oficinas y que el canal digital no sustituirá nunca a las sucursales, lo que me suena al famoso “too big to fail” que ya sabemos como acabó.

O en la educación donde las nuevas opciones de aprendizaje libre, con cursos impartidos mediante modelos diferentes y bidireccionables, modelos de negocio basados en lo gratuito, Khan Academy, Udacity, Coursera, empiezan a ganar protagonismo frente al tradicional modelo de educación unidireccional y presencial que culmina con un sistema de acreditaciones en forma de títulos para colgar en alguna pared y que el mercado cada vez entiende y demanda menos.

La realidad tal y como la conoces está empezando a cambiar y da igual el sector o la actividad en la que estés, porque te va a afectar: IoT, impresión en 3D, crowdfunding, big data, pagos móviles … todo un mundo de posibilidades para aquellos que sepan verlas y aprovecharlas. De lo contrario, acuérdate de esos “dos tipos en un garaje….”.

© Javier López Gonzálvez

© Sinderiza C.B.

Foto: Matthew Guay para unsplash.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies