Cómo lograr la custodia compartida de tu animal de compañía en caso de divorcio o ruptura de pareja

La custodia compartida de los animales de compañía es uno de los temas que, cada vez más, hay que gestionar cuando una pareja se rompe o se produce un divorcio. 

Según los últimos datos facilitados por la ANFACC (Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía), en el año 2019 existían registrados 28 millones de animales de compañía. 

Los preferidos, los perros, que alcanzaban la cifra de 6.733.000, seguidos de los gatos, con 3.795.000.

La III Edición del Estudio Anual sobre Mascotas en España elaborado por Tiendanimal, recoge que son considerados un miembro más de la familia con una nota media de 9,83 sobre 10.

 

Cuando el hogar en el que hay una animal de compañía está formado por un matrimonio o pareja que se disuelve, ¿qué ocurre con la mascota?

Animales de compañía y divorcio o ruptura de pareja

Si estás leyendo este artículo quizá te encuentres en esta situación: inmerso en una crisis de pareja y vuestro animal de compañía inscrito en el Registro de animales de compañía con tu cónyuge, pareja (o ex) como titular.

Ante esta situación, si la separación tiene lugar,  será él o ella quién se lo quedé y se haga cargo del animal. 

No te preocupes, no está todo perdido. Puedes modificar la situación demostrando que el animal os pertenece a los dos.

 

En la actualidad el Código Civil considera a los animales como un bien mueble. Para que nos entendamos: los regula igual que si fueran un coche una lampara. 

Con esta normativa, se trata de probar que tú también eres el dueño de tu mascota  y establecer sobre ella una comunidad de bienes. 

Para lograr este objetivo puedes acudir a los medios de prueba habituales que tengas a tu alcance: testigos que manifiesten si la mascota era de los dos, y que también tu te ocupas de él,  fotos que reflejen los momentos que pasabas jugando, paseando con él o lo que fuera, facturas la comida o accesorios que le hayas comparado, asistencia al veterinario, étc.

Si puedes acreditar la copropiedad de la mascota, podrás  solicitar una custodia compartida en la que se distribuyan los períodos de convivencia y cargas con ambos cónyuges o integrantes de la pareja.

La reforma legal que está por venir

Es evidente que la regulación legal actual se ha quedado obsoleta. 

Por ello está en marcha una modificación que pasaría a considerar a los animales como seres sensibles y los diferencia de las cosas. 

Entre los cambios previstos se encuentra, como uno de los puntos a tratar en un divorcio, el destino de los animales de compañía si los hay.

Podrán repartirse los tiempos de convivencia, su  cuidado y sus cargas, atendiendo tanto al interés de los miembros de la familia, cómo al bienestar del animal.

Todo ello con independencia de quién sea su titular y haciéndolo constar en el Registro de animales de compañía. 

Cuando está modificación se apruebe y entre en vigor será mucho más fácil gestionar la custodia compartida de  nuestros animales de compañía.

 

Foto: Milada Vigerova para unsplash.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies