Descubrimiento y revelación de secretos: el delito que sanciona difundir imágenes eróticas

The Newsroom. Segunda temporada. Capítulo 5. Sloan Sabith periodista especializada en Economía de la cadena ACN tiene una relación desde hace varias semanas. Una noche quedan a cenar, beben, tienen una cámara de fotos y por diversión, posa para su compañero . Poco tiempo después decide romper con él. Al día siguiente las fotos íntimas de aquella noche están por toda la red. Y Sloan sufre la humillacion de tener que explicar a sus jefes lo ocurrido.

Estos hechos forman parte de la ficción ideada por Aaron Sorkin (no te pierdas su obra maestra El Ala Oeste de la Casa Blanca) pero lo cierto es que en la realidad se producen en multitud de ocasiones, algunas veces con consecuencias trágicas.

Estamos hablando de casos en los que la divulgación de imágenes íntimas ha llevado al suicio de sus víctimas. En septiembre de 2016, una joven italiana se quitó la vida tras el terrible año que llevaba sufriendo desde que su expareja puso en circulación imágenes de contenido sexual de la chica.

En mayo de este año, una mujer sevillana optó por el suicido debido a la difusión en su empresa, de un vídeo en el que aparecía manteniendo relaciones sexuales. Al parecer, la grabación tenía 5 años de antigüedad y se había enviado por Whatsapp entre sus compañeros de trabajo.

¿Qué puedo hacer ante la divulgación de imágenes eróticas en las que aparezco?

A continuación voy a explicarte en que consiste este delito, por si deseas llevar a cabo acciones penales.

Pero los procedimientos judiciales requieren un cierto tiempo y, para evitar los graves resultados que la puesta en circulación de este tipo de imágenes puede tener, hay que actuar con rapidez.

Para ello te recomiendo utilizar los siguientes medios a tu alcance:

  1. Contacta con la persona que ha generado y comenzado con la divulgación de este contenido. Pide que lo retire a través de un medio que puedas probar más tarde.
  2. Si no atiende tu petición, pide su retirada a la plataforma en la que la foto o el vídeo se encuentra.  En este enlace puedes consultar los mecanismos que las redes sociales más populares ofrecen para comunicarles este tipo de incidencias.
  3. Para el caso que ninguna de las dos vías anteriores funciones, puedes interponer una reclamación en el Canal prioritario para comunicar la difusión de contenido sensible en internet y solicitar su retirada que la Agencia de Protección de Datos pone a tu disposición.

El delito de  sexting en el Código Penal.

Estos comportamientos, coloquialmente conocidos como sexting, (término que tiene proviene del fusión de los vocablos anglosajones sex y texting),  se tipificaron en España debiedo al fenómeno mediático producido por la difusión de un vídeo íntimo que una concejal toledana envió a un conocido. Pocas horas después el vídeo se encontraba en los teléfonos móviles, buzones de correo electrónico y redes sociales de sus paisanos. El revuelo que se montó, sobre todo en programas de prensa rosa, fue de tal magnitud que el legislador decidió incluir está conducta en el Código Penal.

La creación de este nuevo delito divide a la doctrina entre los que consideran que cubre una laguna importante y supone una adaptación de la normativa penal a actividades relacionadas con el desarrollo de la tecnología, y aquellos que consideran que se sobrepasa el límite de intervención mínima del Derecho Penal a una infracción que quedaba perfectamente cubierta por la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y la propia imagen.

Este nuevo delito se recoge en el apartado 7 del artículo 197 del Código Penal entre los delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, en concreto entre el descubrimiento y revelación de secretos.

Con esta figura se protege la intimidad, consagrada como derecho fundamental en el artículo 18 de la Constitución y entendida, no sólo como ámbito de privacidad que ha de quedar protegido frente a intromisiones ajenas, sino en la dimensión que recientemente le viene otorgando el Tribunal Constitucional, como esfera personal sobre la que se pueden fijar los límites del consentimiento que se ha concedido para acceder a ella, pudiendo determinarse a quién y para qué se permite su conocimiento.

¿En qué consiste esta infracción penal?

La conducta consiste en difundir, revelar o ceder a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales obtenidas con el consentimiento de la persona afectada, en un domicilio o cualquier otro lugar fuera de la mirada de terceros, exigiendo el artículo 197.7 del Código Penal que se produzca un menoscabo grave de su intimidad personal.

La redacción de este precepto deja bastante que desear, puesto que introduce elementos bastante difusos y de difícil concreción. La referencia a que las imágenes o grabaciones se hayan tomado en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera de la mirada de terceros es innecesaria. Lo que este artículo nos está diciendo es que las mismas se han creado en cualquier lugar, público o privado, ya sea una vivienda o una playa desierta, pero siempre en un ambiente de privacidad.

Se exige que se produzca como resultado efectivo un menoscabo grave de la intimidad de la persona que figura en las imágenes o grabaciones. Esta cláusula es bastante imprecisa, quedando a la fijación del juez en cada caso concreto, con los problemas interpretativos y de seguridad jurídica que unos términos tan ambiguos pueden generar.

El autor de este delito será la persona que obtuvo las imágenes con anuencia de la víctima, bien porque fue ella misma quién se las hizo llegar, bien porque se le autorizó a tomarlas para un uso estrictamente privado. Aunque los términos del artículo 197.7 del Código Penal no son del todo precisos, se limita el sujeto activo a esta persona, sin que alcance a aquellas que las han recibido con posterioridad y han continuado con su propagación.

La víctima es aquella persona que aparece en las fotografías o vídeo o porque ha permitido la toma o grabación o, incluso, porque ella misma las ha realizado y enviado, pero concediendo su consentimiento sólo y exclusivamente para un ámbito personal concreto.

Son dos las penas que, alternativamente, están previstas para este delito. Puede sancionarse mediante la imposición de una pena de prisión de tres meses a uno año, o con una multa de seis a doce meses.

Hay tres circunstancias para las que se ha establecido que la pena ha de imponerse en su mitad superior:

  • La conducta la realiza el cónyuge de la víctima o persona que esté o haya estado unida a él por una relación de afectividad análoga. La práctica revela que la mayoría de los casos se engloban en este supuesto, siendo bastante habitual el fenómeno conocido como revenge porn, ex pareja que tras la ruptura difunde imágenes íntimas tomadas durante la relación que ha finalizado.
  • La víctima fuera menor de edad o persona con discapacidad necesitada de especial protección. Se atiende a la especial vulnerabilidad de la persona que sufre estos comportamientos.
  • Los hechos se hubieran cometido con ánimo de lucro, creemos que por entender que son más reprochables.

Si te ha resultado interesante este contenido, te animo a compartirlo en redes sociales.

© María Dolores Martínez Pérez

3 comentarios en “Descubrimiento y revelación de secretos: el delito que sanciona difundir imágenes eróticas

  1. Las leyes son demasiado ambiguas, por ejemplo, al mandar una foto por WhatsApp ¿no estarías autorizando a esa persona a tener total potestad para usarla? (excepto en casos en los que haya documentos que otorguen derechos de autor a esas imágenes) Lo que trato de decir es que el hecho de compartir imágenes por redes sociales ya es como aceptar los términos y condiciones de uso de que ahora eso foto es propiedad del recepetor, a menos que previamente se haya hablado el posterior uso de esa imagen. Agradecería que me resolviesen este dilema, Gracias por adelantado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies