Preguntas (y respuestas) sobre la moratoria del pago del alquiler de oficinas y locales de negocio establecida por la crisis del coronavirus

La crisis económica derivada de la emergencia sanitaria del Covid-19, ha conllevado la modificación del pago de las cuotas de los alquileres, no sólo de las viviendas habituales, también de las oficinas y los locales de negocio.

En esta ocasión, ha sido el Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril, el encargado de establecer el funcionamiento de este aplazamiento.

¿Eres uno de los beneficiarios  de esta medida?

Puedes acogerte a ella tanto si eres autónomo como si constituyes una pequeña o mediana empresa.

Requisito lógico e imprescindible si eres autónomo es que, cuando se acordó el estado de alarma, tenías que estar dado  de alta y afiliado a la Seguridad Social.

La actividad que desarrollas habrá tenido que verse afectada, bien porque se haya suspendido, bien porque la facturación que genera haya caído un 75 % con respecto a la media mensual del trimestre anterior. Es decir, que si de enero a marzo facturaste de  media tres mil euros, sólo podrás solicitar el aplazamiento si en abril no has alcanzado setecientos cincuenta euros de facturación.

Para ser considerado cómo pequeña o mediana empresa, deberás ser una sociedad que formule su balance y estado de cambios en el patrimonio neto de manera abreviada.

Tu actividad deberá haber sufrido idénticos daños que los autónomos, suspensión o mismo descenso en la facturación.

¿Cómo acredito la suspensión de mi actividad o el descenso en la facturación?

Para justificar documentalmente que cumples los requisitos exigidos para la moratoria del pago del alquiler de tu oficina o local de negocio tendrás que aportar, en el caso de suspensión de tu actividad, el correspondiente certificado de la Agencia Tributaria u órgano competente de la Comunidad Autónoma.

La reducción de la facturación se garantizará mediante  declaración responsable en la que justifiques debidamente el descenso.

¿En qué consiste exactamente la moratoria del pago del alquiler?

El contenido de la moratoria adquiere distinto perfil según las características del propietario del inmueble. El RD-L 15/2020 promueve que arrendador y arrendatario alcancéis un acuerdo en los términos que consideréis más adecuados.

Si no llegáis al consenso, lo previsto por la norma varía su contenido en función de si el propietario del inmueble es, o no, un gran tenedor.

Gran tenedor es el dueño de diez inmuebles, excluyendo trateros y garajes, o de una superficie construida de más de 1.500 ms2.

Está obligado a aceptar tu solicitud como inquilino, de aplazamiento del pago del alquiler  mientras dure el estado de alarma (y sus prórrogas) con un tope de cuatro meses.

Una vez finalizado el estado de alarma, las cuotas que hayas aplazado tendrás que pagarlas prorrateadas en las que se devenguen a partir de ese momento y durante un plazo máximo de dos años.

Si el titular del local de negocio u oficina no es un gran tenedor, cómo alquilado tienes hasta el 23 de mayo para pedirle el diferimiento de la renta.

El dueño podrá utilizar la fianza del alquiler como medio de pago, y dispondrás de un año para reintegrársela.

¿Qué ocurre si te acoges a esta medida sin tener derecho a ella?

Aplazar el pago del alquiler sin cumplir las condiciones legales  implicará que deberás hacer frente a:

  • Los daños y perjuicios causados al arrendador.
  • Los gastos que se hayan producido.
  • Posibles responsabilidades en otros órdenes.

Si tienes alguna duda más sobre esta medida, aprovecha los comentarios para hacérmela llegar.

Foto: Lance Grandahl para unsplash.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies