Cómo se convoca la junta general de una sociedad de capital

La convocatoria de junta general es el primer paso para que una sociedad de capital, ya sea anónima o de responsabilidad limitada, se pronuncie sobre sus aspectos más relevantes.

Una junta general no es otra cosa que la reunión de los socios para tomar las decisiones más importantes de la sociedad.  De ahí la importancia de la convocatoria: es su punto de partida.

Vayamos paso a paso.

Según la Ley de Sociedades de Capital, bien por la mayoría que ella misma establece, bien por el quórum fijado en los estatutos, en la junta general hay que tomar decisiones sobre determinados asuntos.

La lista completa de los puntos sobre los que la junta general tiene que pronunciarse, la recoge el artículo 160 de la Ley de Sociedades de Capital. No voy a repetirlos todos aquí, pero si te digo que entre otros temas, va a decidir sobre la aprobación  de las cuentas anuales, la aplicación del resultado y la gestión social, el aumento o reducción del capital social, o el nombramiento y separación de los administradores… puedes hacerte a la idea de su importancia.

Cuando procede la convocatoria de la junta general.

La convocatoria de junta general tiene que llevarse a cabo por los  administradores de la sociedad cuando:

  • Sea el plazo legalmente establecido. Inevitablemente hay que celebrar una junta general en los seis primeros meses de cada ejercicio social. Es imprescindible aprobar la gestión social y las cuentas del ejercicio anterior, y resolver sobre la aplicación del resultado.
  • Lo consideren conveniente para los intereses sociales.
  • A solicitud de socios que, como mínimo, representen el 5% del capital social. Siempre que les requieran notarialmente, especificando los puntos a tratar en el orden del día, los administradores tienen la obligación de citar para una junta general que ha de celebrarse en los dos meses siguientes a la petición.

En el primer caso nos encontramos ante una junta general ordinaria, en el segundo y tercer supuesto se trataría de una junta general extraordinaria.

Forma y contenido de la convocatoria de junta general.

La convocatoria ha de tener un determinado contenido.  Los elementos que tienen que necesariamente tienen que aparecer son:

  • Orden del día. Todos los temas que van a ser objeto de la junta.
  • Lugar y hora de la celebración. La junta general debe celebrarse en el municipio en el que la sociedad tenga su domicilio social. Si no se especifica un emplazamiento concreto, se sobreentiende que el sitio elegido es el domicilio social.
  • Información a disposición de los socios. Dependiendo de los puntos a tratar, deberá hacerse constar que determinada documentación puede examinarse por los socios. Es, verbigracia, el caso de texto de la modificación de los estatutos sociales, las cuentas anuales y, en su caso, el informe de gestión o del auditor de cuentas.
  • Segunda convocatoria. Si se trata de una sociedad anónima, puede incluirse la fecha en la que se reunirían, si fuese necesario, en segunda convocatoria.

La antelación con la que debe convocarse la junta general es  un mes para las sociedades anónimas  y quince días para las sociedades de responsabilidad limitada.

¿Cuál es el sistema correcto de enviar la convocatoria? Dependerá de cada caso concreto.

En primer lugar, tendremos que acudir a lo establecido en los estatutos sociales. Y aquí quiero detenerme para hacer un pequeño inciso.

Los estatutos sociales son la columna vertebral del funcionamiento de una sociedad, son su religión. Por eso no deja de llamarme la atención la poca importancia que se les da en el momento de constituir una sociedad. Es llamativo que quienes van a ser sus socios no sean conscientes de su relevancia y se limiten a descargarse unos estatutos de Internet, o a copiar unos heredados de a saber dónde y quién. Y por eso después te encuentras casos en los que sociedades recién creadas, con los medios tecnológicos con los que contamos en la actualidad, tienen previsto enviar la convocatoria de junta por telegrama o fax, además de otros muchos problemas más graves. Por eso recomiendo que para su redacción se acuda a un profesional que asesore en la materia.

Volviendo al envío de la convocatoria de junta general, si en los estatutos sociales no está previsto ningún medio concreto, habrá que efectuarla a través de la página web de la sociedad, si existe y siempre y cuando cumpla los requisitos de creación e inscripción previstos en el artículo 11 bis de la Ley de Sociedades de Capital.

Si ninguna de estas opciones es posible, la convocatoria deberá publicarse en el Boletín Oficial del Registro Mercantil y en alguno de los periódicos más relevantes de la provincia en la que esté ubicado el domicilio social.

En el caso de las sociedades anónimas, una vez convocada la junta, podrá solicitarse su complemento. El complemento de convocatoria de junta general consiste en que accionistas que representan al menos el 5% del capital social requieren a los administradores para incluir uno o más puntos en el orden del día.  Para que el complemento sea válido es necesario:

  • Que se haya efectuado de forma fehaciente.
  • Su realización en los cinco días siguientes a la divulgación de la convocatoria.
  • Su publicación con una antelación mínima de 15 días a la fecha fijada para la reunión de la junta.

Incumplimiento del deber de convocatoria por los administradores: la convocatoria judicial o registral de junta general.

Comentaba anteriormente que los administradores tienen la obligación de convocar la junta general en determinados plazos.

Cuando esto no sucede y los administradores no cumplen con su deber, cualquier socio puede solicitar la convocatoria.

Una vez oídos los administradores sociales, si no atienden a la solicitud, podrá realizarse por el Letrado de la Administración de Justicia del Juzgado de lo Mercantil de la provincia en la que la sociedad tenga su domicilio social, o por el Registrador Mercantil.

En el primer caso se procederá según lo establecido en la Ley de Jurisdicción Voluntaria; en el segundo se convocará en el mes siguiente a la formulación de la solicitud.

En ambos supuestos no existe posibilidad de recurso de la resolución que convoque la junta.

También puede acudirse a este tipo de convocatoria en casos especiales como, por ejemplo, la muerte del administrador único.

Si te ha gustado este artículo te invito a compartirlo en redes sociales.

© María Dolores Martínez Pérez.

© Sinderiza C.B.

 

Foto: rawpixel para unsplash.com

Cómo embargar participaciones sociales en un procedimiento judicial

transmisión forzosa de participaciones sociales

La transmisión forzosa de participaciones sociales se encuentra prevista en el artículo 109 de la Ley de Sociedades de Capital. Este precepto recoge las especialidades que es imprescindible observar cuando se va a proceder a su embargo.

En el momento que se haya acordado el embargo en el procedimiento de ejecución correspondiente, el Juez deberá informar del mismo de forma inmediata a la sociedad. En la notificación se incluirá quién es la persona que embarga y cuales son las participaciones embargadas.

Surgen en este instante dos obligaciones para la sociedad:

  • Anotar el embargo en el Libro registro de socios.
  • Remitir a todos los socios, copia de la notificación judicial.

En lo que aquí concierne, el procedimiento de apremio previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil establece la posibilidad bien de un convenio de realización (artículo 640), bien de una subasta (artículos 643 y siguientes).

Una vez que ha tenido lugar la subasta o el acuerdo de realización no se produce de manera automática la adjudicación de las participaciones sociales y de la aprobación del remate. El testimonio literal del acta de cualquiera de los dos será enviado por el Juez a la sociedad, que dispone de cinco días para remitirlo a todos los socios.

En ese momento se inicia un plazo de un mes para subrogarse en lugar del rematante o del acreedor.

¿Quienes pueden ocupar su puesto? La Ley de Sociedades de Capital concede esta facultad a:

  • Los socios
  • La sociedad, siempre que sus estatutos contemplen el derecho de adquisición preferente a su favor.

Los requisitos para que la subrogación sea válida son:

  • Aceptación expresa de todas las condiciones de la subasta.
  • Consignación íntegra del importe del remate o de la adjudicación al acreedor, además de todos los gastos que se le hayan ocasionado.

¿Qué sucede después del transcurso del plazo de este mes? Si no se ha ejercitado la facultad de subrogación, la aprobación del remate o el acuerdo de adjudicación deviene firme, y con ella la adjudicación de las participaciones sociales embargadas. Por el contrario, si alguna de las personas legitimadas ha ejercido su derecho a subrogarse, será ella quien se las apropie. Para el supuesto que varios socios hallan hecho uso de este derecho, las participaciones sociales se adjudicarán entre todos ellos prorrateándolas según su participación social.

¿Te ha parecido interesante este post? Si la respuesta es afirmativa, te animo a compartirlo en redes sociales.

© María Dolores Martínez Pérez.

© Sinderiza C.B.

Fotografía: Raw Pixel para unsplash.com

Aumento de capital por compensación de créditos… si te quiero es para siempre

aumento de capital por compensacion de creditos

Si te quiero es para siempre. Al principio sólo te presté el dinero. Hoy que nuestra relación avanza, renuncio a su devolución a cambio de una mayor implicación. En esto consiste esta herramienta legal.

El punto de partida para entender este instrumento societario es tener claro qué es una ampliación de capital. Se trata de una operación que sirve para aumentar los fondos de la sociedad. La sociedad ha ido desarrollando su objeto y llega un momento en que su capital es insuficiente para continuar avanzado, es necesario que crezca.

¿Cuándo deberá efectuarse por compensación de créditos? Cuando la sociedad, ante la necesidad de invertir se haya financiado mediante créditos de los socios y se encuentra con un capital reducido pero un pasivo muy elevado. Ampliando capital, para que este sea acorde con la realidad social, y suscribiéndolo compensando los créditos, eliminaremos este desequilibrio.

Previsto en el artículo 301 de la Ley de Sociedades de Capital, el aumento de capital requiere que se trate de créditos vencidos, líquidos y exigibles, como establece el artículo 1196 del Código Civil.

El porcentaje de créditos a compensar exigido por la ley varía. Mientras que en las sociedades de responsabilidad limitada se exige que sea el 100% de los mismos, en las sociedades anónimas basta con un 25% y que el plazo de vencimiento de los restantes no sea superior a 5 años.

El informe del órgano de administración.

Para el aumento de capital por compensación de créditos, la Ley de Sociedades de Capital exige al órgano de administración la elaboración de un informe. El informe de los administradores es el centro sobre el que gravita una correcta ampliación de capital de este tipo. Puesto a disposición de los socios en el domicilio social a tiempo de la convocatoria de la pertinente  Junta General, deberá contener:

  • La naturaleza y características de los créditos que se van a compensar.
  • Quiénes son los aportantes.
  • A qué cuantía asciende el aumento del capital.
  • El número y valor de las participaciones sociales que se van a crear para efectuar la ampliación.
  • Declarar la existencia de concordancia entre la contabilidad social y los datos de los créditos que se van a compensar.

Un elemento imprescindible de este informe es la correcta identificación de  los créditos que se van a compensar. Para que se encuentren debidamente reseñados ha de especificarse en cada crédito:

  1. El nombre del acreedor.
  2. Fecha en que fue contraído el crédito,
  3. Declaración que el crédito es completamente líquido y exigible.
  4. Manifestación que al tiempo de la convocatoria de la Junta fue puesto a disposición de los socios el informe de los administradores.

Sin estos requisitos, exigidos por el artículo 199 del Reglamento del Registro Mercantil, no se efectuará la correspondiente inscripción, tal y como ha manifestado la Dirección General de Registros y Notariado en varias de sus resoluciones.

Si la sociedad cuya capital va a ampliarse es anónima al informe de los administradores hay que añadir una certificación emitida por un auditor de cuentas que acredite que, del estudio de la contabilidad social se desprende la exactitud de los datos ofrecidos en el informe.

Con este mecanismo se tutela una dualidad de intereses. Por una parte, la de los accionistas, que van a continuar manteniendo su patrimonio una vez se produzca la ampliación. Por otra, la protección de terceros que se relacionen con la sociedad, que de este modo obtienen la certeza que ese aumento de capital corresponde a una real aportación patrimonial.

Cuando la sociedad anónima cuente ya con un auditor de cuentas designado, podrá ser él quien realice la certificación. De no ser así, deberá ser nombrado por el Registrador Mercantil

Una vez elaborado el informe, ha de convocarse una junta general.

¿Qué contenido ha de reflejarse en la convocatoria de la junta?

La convocatoria de la junta en la que vaya a tratarse el aumento de capital  debe incluir necesariamente en su orden del día:

  • El aumento de capital, con su cuantía y el número de participaciones sociales que van a emitirse, así como su valor nominal.
  • La modificación del artículo de los estatutos sociales en el que consta el capital social para actualizarlo al nuevo importe.
  • La puesta a disposición y derecho de los accionistas o socios de examinar el informe del órgano de administración y, en su caso, la certificación emitida por el auditor de cuentas.
  • Si va a delegarse en alguien, y de quién se trata, la ejecución de las formalidades legales del acuerdo.

Celebrada la junta y aprobado el aumento de capital, no debemos olvidarnos de reflejarlo en el Libro de Socios.

Elevación a público del acuerdo e inscripción en el Registro Mercantil.

Para el otorgamiento de escritura de elevación a público de este acuerdo social es necesario acompañar a la escritura, tanto certificación de la junta en la que conste la aprobación de los acuerdos correspondientes a la ampliación de capital, modificación de estatutos sociales, étc; como el informe del órgano de administración.

Esto es todo lo relativo al aspecto legal. La semana que viene te contaremos las implicaciones contables y fiscales de estas operaciones.

© María Dolores Martínez Pérez

© Sinderiza C.B.

Foto: Samuel Zeller para www.unsplash.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies